viernes, 16 de junio de 2017

Ramallo, de profesión impositor de lenguas: estudiar inglés en Inglaterra es racismo lingüístico; es mejor que los jóvenes aprendan gallego




Mi amiga Carmen me va a reñir. Lo hace cuando pongo en el blog la imagen de algún personaje que no adorna. Perdona Carmen, pero esta semana toca hablar del señor de la foto, que se llama Fernando Ramallo. En este mundillo cutre de la imposición de lengua, en el que la codicia, el fanatismo y la mediocridad se entremezclan, hay algunos personajes recurrentes. Si te fijas un poquito, los ves aparecer una y otra vez al calorcito del poder. El number one es, por supuesto, nuestro querido Enrique Monteagudo, que se pasea entre sus compañeros anormalizadores hablando sin pudor de los derechos de las lenguas, como si se hubiese vuelto majareta, y publicitando unas veces su pertenencia a un partido nacionalista, otras presentado un libro que le patrocina la Xunta, otras maquinando en alguna facción de las que pululan por la RAG. Pero últimamente está ganando muchos puntos en el ránking este Ramallo que, como Monteagudo, también es miembro de la RAG. Podemos encontrar su firma en los trabajos de ingeniería social más repugnantes. Uno de ellos es la guía repulsiva para normalizar centros de enseñanza que la Xunta de Feijoo recomienda usar, y que consiste, sencillamente, en borrar, en exterminar el español de cualquier espacio en el que pueda aparecer, incluido el menú del comedor. Y a este tipo de molestia con piernas lo llaman "experto". Eso lo hace cualquiera; es como fumigar. Te dan el equipo, te dicen con qué tienes que acabar y, ¡hala!, a darle duro. Al final de este post os pongo enlace a otra entrada que publiqué hace poco en la que os hablaba de una de sus andanzas recientes; ahí podéis ver otra de sus "obras".

Esta semana ha vuelto a hacer acto de presencia, y lo ha hecho con ridículo y campanillas en Faro de Vigo. Resulta que en una de esas charlas que imparte por el mundo adelante para normalizar las lenguas minoritarias, esta vez en Amsterdam, dijo, nada menos, que las estancias para aprender inglés en Inglaterra durante tres semanas, que el Ayuntamiento de Vigo sufraga a los alumnos de 4º ESO (participa uno de cada 4 alumnos), es una muestra de racismo lingüístico, que ese dinero estaría mejor empleado en fomentar el uso del gallego, ya que en Vigo casi todos los jóvenes son hispanohablantes. Para rematar la faena y optar con pie firme al premio "bocachancla del mes", dijo que este programa era neoliberal y que estaba destinado a imponer la hegemonía del inglés, una lengua que, según él, está sobrevalorada. Para acabar el sermón, dijo que las familias se dejan engañar con facilidad, claro, no saben lo que conviene a sus hijos. Os dejo la noticia en Faro de Vigo aquí. Sus declaraciones levantaron tal polvareda, que al día siguiente tuvieron que publicar las opiniones de un montón de detractores.

 Muchos de mis alumnos participan en ese programa de aprendizaje de inglés, que es de lo mejor que se hace en favor de mejorar el nivel de este idioma..., ya podían aprender en la Xunta. Por otra parte,  los chicos viajan, ven mundo, aprenden a moverse por ahí, a comparar, a valorar, a no sobrevalorar. Muchos de estos chicos no podrían ir al extranjero sin esta ayuda, y vuelven encantados. Sé lo que digo porque enseño inglés en 4º de ESO. Cada vez que les pido que escriban sobre algo que ha dejado huella en ellos, o les hago un examen oral de tema libre, me hablan de esta experiencia. Pero qué va a saber de esto Ramallo, que vive en su burbuja ridícula de ingeniero social. Y si lo supiera, no lo diría, que él de lo que vive es de lo otro. Este individuo trabaja "normalizando" la Universidad de Vigo y forma parte del comité de expertos del Consejo de Europa dedicado a las lenguas minoritarias. Ese cargo se lo debe al PP, en concreto fue Feijóo quien lo recomendó. Así estamos. Este es el tipo de personal que mantenemos. Es el prototipo  de personaje mediocre que no puede soportar que las personas puedan elegir lo que más les conviene para su proyecto de vida, no para el de otros como este ingeniero social. A Ramallo no le gusta el programa de inmersión en inglés de Abel Caballero, tal vez le gusten más organizaciones como la "Opera Nazionale Dopolavoro" y su "versión" juvenil, por lo útiles que resultaron en la aplicación de las "leyes de italianización" de un tal Benito Mussolini, el que dijo aquello de "dentro del Estado todo, nada fuera del Estado".

Me despido hasta la semana que viene con un vídeo que también refleja muy bien la estulticia que rodea  todo esto de la anormalización de las lenguas de España. Por cierto, el post cuyo enlace os dejo a continuación y en el que hablaba de Ramallo, lo voy actualizando porque se están sucediendo las noticias en torno al fomento de todo tipo de lenguas en España, de una forma que como decía en ese post, no puede ser casual. En concreto, esta semana he añadido información sobre la publicación del Quijote traducido al cántabro, sobre la puesta en marcha de una línea de enseñanza de asignaturas en asturiano, también un enlace a la página del Ayuntamiento de León en su versión en leonés.



Feliz semana, amigos. Que el país os sea leve.

23 comentarios:

  1. Díos mío, ¿no queda nadie con sentido común? Están completamente tronados.

    Carmen

    Pd.: ¡Esta vez te perdono, pero encima de sufrir sus delirios tener que verles la jeta!

    Un fuerte abrazo, Gloria.

    ResponderEliminar
  2. Leí los rebuznos del susodicho el día en que se publicaron. Y, aunque en un primer momento me enfadé, tras recapacitar, la tranquilidad volvió a mi vida.
    Resulta que aún estoy en edad fértil, y no estoy exento de tener un hijo/a que resulte ser gilipollas integral. En ese caso, sin la existencia de la universidad de Vigo, del los equipos de a normalización y los comités de expertos sobre lenguas minoritarias,y de la RAG, la inserción laboral del mozo/a sería misión imposible.
    Mis preocupaciones vitales se han reducido drásticamente desde que leí las opiniones de este cretino.
    Un abrazo
    Manolo Gómez Cascajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se equivoca usted, el mozo ya estaba bien situado laboralmente antes de dedicarse a estos temas: es profesor titular de Lingüística General en Vigo. No vive del gallego (ni del inglés).

      Eliminar
    2. No me haga reír. Ramallo tenía su plaza de profesor en la Universidad donde hacia guarradillas para fomentar el gallego como la campaña que Gloria nos puso en un post anterior y que se puede volver a ver en uno de los enlaces del post de esta semana. Una campaña que es un insulto para las personas de Galicia que tenemos un apellido en español (que somos de largo la mayoría según recientes estudios). A eso se dedicaba el elemento hasta que Feijóo le tocó con la vara de los enchufados por la lengua y le dio un cargo en el Consejo de Europa. Desde entonces anda por ahí dando charlas, que supongo que no se pagará él los viajes de su bolsillo, hoy en Amsterdam, mañana en Bruselas ¿a cargo de quien?

      Y sobre todo, gracias a esto, puede tener público para soltar esas mamonadas nada menos que en el Senado, y en otros foros. No me dirá que eso no le pone al señor de marras. Y prueba de que le ha cogido gusto al enchufe es lo que ha dicho acerca de las becas para estudiar inglés. A él lo que le conviene es que aprendan gallego, que es lo que él promociona. A los estudiantes y sus intereses personales que les vayan dando.

      Y que haya gente que defiende a sujetos así, manda eggs.

      Antonio

      Eliminar
    3. Los españoles que somos gallegos cuando tenemos un apellido gallego en gallego eso quiere decir que es un apellido español, dado que no puede haber nada gallego que no sea español.

      Eliminar
    4. Amigo anónimo, no desespere usted. Intentar aplicar razonamientos lógicos a la AAAAAAnormalización lingüística, es inútil, tan inútil como impartir una conferencia a una tonelada de ladrillos.

      Jaime

      Eliminar
  3. Ver para creer, estos se superan, alguien que dice que el dinero de becas para ir a Inglaterra es mejor gastarlo, o sea tirarlo en campañas para que los adolescentes vigueses hablen gallego, demuestra que el nacionalismo daña seriamente las neuronas. Eso es no tener sentido del ridículo. Valiente fantoche.

    Desde Lugo.

    ResponderEliminar
  4. lo que me hace gracia es que piensan que haciendo campañas la juventud va a empezar a hablar gallego, ¿por qué iba un chaval o una chavalita de 15 años a dejar de hablar español para empezar a hablar gallego?

    Me gustaría que alguno de estos listillos me lo dijera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cuestión se formula al revés: ¿por qué una chavalita de 15 años no habla nunca en gallego, quien lo decide y quien se aprovecha?

      Eliminar
    2. ¿Lo habrán decidido sus padres tal vez? Es una idea ¿eh?

      no sois más lerdos porque no entrenáis.

      Ajo y agua talibán

      Eliminar
    3. ¿Tienen sus padres derecho a tomar esas decisiones, talibancillo?

      Eliminar
  5. Más disgustos para los bilingües:

    En su 39º Congreso, el PSOE vota a favor de promover la Tercera República. La propuesta, de Juventudes Socialistas, se debatirá y votará en el plenario al haber obtenido más de un 20 por ciento en la comisión.

    La enmienda, de adicción al documento marco, dice lo siguiente: "El proyecto de futuro para España es avanzar hacía la tercera República. Una sociedad libre, justa, donde todos los ciudadanos sean iguales ante la ley, y donde todos tengan los mismos derechos, pasa por un proyecto republicano para nuestro país. Por lo tanto, los socialistas trabajaremos políticamente para alcanzar la tercera República Española como un proyecto plural, democrático, social y ciudadano. Para ello, proponemos un referéndum donde el pueblo español pueda decidir su forma de Estado".

    ResponderEliminar
  6. Edicións Fervenza presenta en Cacabelos (León) o libro en homenaxe ao escritor do Bierzo, Antonio Fernández Morales. No acto organizado polo Grupo As Médulas para a Lingua e Cultura Galega do Bierzo, estiveron presentes o autor do libro Manuel González Prieto, o escritor Xosé Luís Méndez Ferrín, o secretario xeral de Política Língüística, Valentín García, entre outras personalidades dos concellos de Cacabelos, do Bierzo e de Ponferrada.

    https://www.facebook.com/edicionsfervenza/photos/a.1179919865379849.1073741827.1179553758749793/1426948774010289/?type=1&theater

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y eso le molesta a usted? Fernández y Morales es uno de los primeros escritores en gallego, anterior a Rosalía.

      Eliminar
    2. ¿Qué hacen Valentín y Ferrín imponiendo el gallego en León?

      Eliminar
    3. Con Valentín García estiveron Manuel González Prieto, membro do Grupo As Médulas para a Lingua e Cultura Galegas do Bierzo; Luis Alberto Airas e Gerardo Álvarez, do Consello Comarcal do Bierzo, e representantes do Concello de Cacabelos. O discurso central do acto correu a cargo do escritor Xosé Luís Méndez Ferrín.
      A homenaxe ao autor berciano continuou no hotel La Moncloa, onde se inaugurou a exposición “Fernández Morales hoxe: creacións e recreacións” e se presentou o libro “Antonio Fernández Morales, autor berciano. Bicentenario do seu nacemento (1817-2017)”, publicado coa colaboración da Xunta de Galicia e con prólogo de Valentín García.

      http://www.edu.xunta.gal/portal/node/22506

      Eliminar
    4. ¿Quién está imponiendo el gallego en León? En El Bierzo se ha hablado tradicionalmente gallego, ¿no lo sabía usted?

      Eliminar
  7. Plataforma de afectados por el nacionalismo.

    Lo que más nos molesta a los que no comulgamos con las ruedas de molino de la imposición, son el dogma que forman nacionalismo e infalibilidad. El mal no descansa y mientras la necesidad apremiante que sienten estos apologetas del patriarcado lingüístico de imponer el gallego al coste que sea, mientras se nos intenta convencer con amable intransigencia de las bondades de hablar en gallego frente al español, mientras la libertad lingüística se convierte en papel mojado con el visto bueno de la junta de Galicia, asistimos con perplejidad a la sumisión del poder político frente a estos vigilantes armados de las esencias gallegas. Los profetas de la imposición hablan invariablemente con orgullo de la causa, haciendo ostentación de las hazañas conseguidas por estos prófugos del español (y de la legislación vigente); hazañas que para el común de los gallegos no dejan de ser simples fechorías.
    La sensación de impunidad con la que se desenvuelven estos gurús del sometimiento idiomático (que no dudan en azuzar el odio entre los gallegos y que irradian una aversión enfermiza hacia todo lo español) entre los cuales esta semana descuella la figura egregia de un hombre que rebosa intolerancia, un tal Ramallo; decíamos que la sensación de impunidad solo se puede explicar por el silencio turbador de la mayoría de los gallegos, la apatía de los gobernantes patrios, sin olvidar los múltiples privilegios que ostentan estos nacionalistas arrebatados con licencia para imponer. Para imponer el gallego o para matarnos civilmente como personas con derechos. Valga la redundancia.
    Es más, la junta de Galicia sufre una fuerte aversión a la realidad y haciendo dejación de sus obligaciones aparece como brazo ejecutor de las políticas de los que pretenden implantar un califato lingüístico. No cabe duda que violencia y galleguismo van de la mano. Por encima de los avatares de la política, en los que la lengua tendría que ser simplemente una asignatura más y no “la asignatura”, al dejar la educación en manos de unos profesores desalmados que pretenden hacer del español un idioma irrelevante, convirtiendo a los gallegos en simples cobayas para que estos iluminados experimenten sus sueños identitarios. La incomprensible renuncia de la junta fomenta una limpieza lingüística que tiene como objetivo la sublimación del Reino de Breogán.
    El ciudadano normal carece de protección ideológica frente a tanto despliegue nacionalista y la notoriedad que los medios de comunicación les dan a estos trapalleiros de la enseñanza no hace más que darle alas a sus políticas excluyentes. Le dan oxígeno a una anomalía histórica, fuera de lugar, cuando el mundo camina hacia la apertura total, hacia la integración, la caída de fronteras, el mercado único; pues bien, estos vándalos vernáculos tienden a encerrarse en la aldea, imponiendo un nacionalismo salvaje cuyo impacto humano y ambiental tiene una valoración de pronóstico reservado.
    El baremo de la mesura, ese gran desconocido por tierras gallegas, arramblado en pos de un enaltecimiento de un nacionalismo atávico que predica la superioridad del gallego y que hace cada día más difícil la convivencia entre gallegos y nacionalistas.
    La mayor lacra que sufrimos los gallegos tiene un nombre, Alberto y un apellido, Feijóo, un hombre que sufría brotes transitorios de nacionalismo que han devenido en permanentes y que para desgracia de los que le han votado se ha convertido en la marca blanca del nacionalismo y en el sumo pontífice de la imposición. Uno de los pocos alicientes que nos queda a los gallegos es acabar - políticamente - con personajes tan siniestros como Alberto Núñez Feijóo y este sectario mayestático que atiende por Fernando Ramallo, ya que sino la alternativa que se impone - y me temo que a pasos agigantados - es: nacionalismo o muerte. Valga la redundancia.

    ResponderEliminar
  8. No estuvo muy fino el profesor Ramallo con la etiqueta "racismo lingüístico" que no me parece que sea aplicable a este caso (pero que conste que el racismo lingüístico existe, y son muchos quienes lo ejercen. En todo lo demás, algunas estamos de acuerdo, será que somos unas "gilipollas integrales", como dice un genio en un comentario por ahí arriba.

    ResponderEliminar
  9. Con gente así que me mete sola en el charco da gusto.

    Cualquiera que haya leído la noticia habrá pensado que estos del gallego con calzador además de ser tontos son tontos, quiero decir, que encima de pensar tonterías las dicen, y quedan de pugnetera pena.
    No se puede ser más lerdo.

    Desde Monforte

    ResponderEliminar
  10. Ojalá lo sacaran todos los días. Por favor, entrevístenlo, pónganle un micro delante por lo menos una vez al mes. Este tío es una mina. Habla él, y pierden miles de seguidores. En Vigo fue la comidilla, menudo burricainas.

    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Burricainas sois los que os crees maravillosos porque sabéis decir jalou, pobriños...

      Eliminar
    2. Si eres más tonto chupas bombillas

      Eliminar