viernes, 25 de julio de 2014

Hasta pronto


A partir del mes de mayo, es frecuente que me pregunten en la panadería y en los lugares donde compro habitualmente, si ya estoy de vacaciones. Supongo que a otros profesores les ocurrirá lo mismo. "Ya estás de vacaciones, ¿no?", y suelen recalcar la segunda sílaba de ese estás, con la contundencia del que da por hecho que así es. Es verdad que los profes somos unos privilegiados en lo que a vacaciones se refiere, pero esto ya no es el chollo que era cuando con veinticuatro años aprobé mi oposición. En mayo, y también en junio, trabajamos ¡caray!. En mi caso, desde hace siete años, desde que Galicia Bilingüe empezó a funcionar, las vacaciones de verano se reducen a  una semana; eso sí, pegada al e-mail de GB y a internet. Este verano me tomo un mes entero y verdadero. Cerramos GB por vacaciones hasta septiembre, y sólo interrumpiremos el descanso por algo realmente extraordinario ¡qué sé yo! un ataque de normalidad lingüística por parte de la Xunta, o algo así. ¡Habría que publicar una nota de prensa para felicitarlos!

La primera quincena andaremos por aquí, en el campo, disfrutando de la cercanía del bosque y del mar. Este es el primer verano sin la compañía de Lara, nuestra perrita labrador. Nos dejó sin su dulzura y su cariño hace unos meses. He tenido muchos perros, un buen número de ellos, calamidades recogidas de la maldad de mis semejantes, que por lo visto tan semejantes no son. En el caso de estos perritos, cuando se mueren, la pena queda amortiguada por el alivio de saber que el tiempo que han vivido ha sido un regalo, un engaño a su destino por haber cruzado su destino con el nuestro. Lara, sin embargo, vivió siempre feliz y con nosotros, por eso dolió más. José Manuel me hizo prometer que no habrá más perros. A lo mejor no sirvo yo para tener perros, viven poco y me disgusto, tal vez, en exceso cuando llega su final. Por otra parte, suponen una atadura si, como nosotros, viajas con relativa frecuencia. Siempre tienes que recurrir a alguien para que los cuide en tu ausencia. Y en esas estaba yo, acostumbrándome a vivir sin esa preocupación..., pero no hay manera. Nada más llegar al campo, apareció Pancho, un perrillo que busca comida porque sus dueños pasan de él. Os hablé de Pancho hace un par de años. El pobre sólo come decentemente en verano, cuando llegamos nosotros. Ahí lo tenéis en la foto de arriba. Es muy simpático y agradecido, y también debe de ser un buscavidas, seguro que anda por las casas vecinas pidiendo una propinilla, porque este año lo hemos encontrado relativamente gordito, y con la ración que le damos nosotros en verano, coge fuerzas para una buena temporada. Pero Pancho se ha traído a un amiguete mucho menos afortunado. Lo hemos bautizado con el nombre de Fito; viven en la misma casa y está el pobre hecho una ruina como podéis ver en estas imágenes. Así que, no hay manera de desconectar. La segunda quincena de agosto nos iremos de viaje y  todavía no sé cómo voy a hacer para que pueda seguir comiendo. Es increíble lo desalmada que es alguna gente. Le hice las fotos porque me pareció que tenía sarna o algún ácaro, y así la veterinaria podía diagnosticarlo por las fotos y darme algo. Ya está a tratamiento.






Lo dicho, que voy a descansar y que os contaré en septiembre como me fue. Os deseo un feliz verano a vosotros también. Los que viajéis en coche, id con cuidado, y los que hayáis planeado vacaciones made in Spain, que las disfrutéis mucho. Si aún no habéis elegido destino os invito a venir a mi tierra: tenemos playas, bosques, se puede dormir con mantita, la comida es fantástica y tenemos fiestas y verbenas para elegir. Por ahora son verbenas como las de cualquier lugar de España, con pasodobles para los mayores y música de la otra para todos. Ya sabéis, música de grupos que cantan en inglés, música de grupos españoles, mejicanos, colombianos etc. Digo por ahora, porque hay quien intenta que esto cambie. Hay un vídeo por ahí, que han hecho los de A Mesa Pola Normalización lingüística. Ayer nos lo mandaron pidiendo difusión, y se la voy a dar, ¡Faltaría más!; es como si un infractor fiscal le manda a la Inspección de Hacienda las cuentas con sus fraudes. ¿Os acordáis que os decía la semana pasada que a los nacionalistas de todas las siglas les gusta meterse en nuestras vidas para imponérnoslo todo?. Pues ahora la han tomado con las verbenas. Los que intervienen en el vídeo son cantantes y miembros de grupos de aquí, que mucho amor á Terra y al final  todo se reduce al amor por el money money. Ah... el que presenta también es cantante; os hablé de él en una ocasión, va a veces a hacer su show a los institutos, en uno de ellos cantó sentado en un váter. Ya estoy viendo las caras de los paisanos gallegos si les cambian la orquesta Panorama o el Combo colombiano por esta estrella de la canción normalizadora. Esta gente ni se entera de nada, ni nos conoce a los gallegos. Qué plastas son, y qué peñazos, y pelmas, y desaboríos, y plomos. Espero que se ventilen en verano, que vayan a la playa, que dicen que el mar es bueno para las neuras. Hala. Feliz verano, un abrazo a todos.



sábado, 19 de julio de 2014

¡Que os ondulen!



Este palacete construido en los años veinte que veis en la foto, está enfrente de mi instituto, en Rúa do Carme, (la Calle del Carmen de toda la vida). Si el insti hubiera estado abierto ayer, lo habría fotografiado desde el tercer piso para que pudierais ver el edificio completo con  su jardín. No sé en qué momento la casa se cerró y el jardín comenzó a desfallecer. Un buen día, al mirar desde la ventana de un aula, me di cuenta de que los árboles habían perdió su silueta y que los hierbajos se codeaban con el césped, que ya alcanzaba el metro de altura. Una contraventana apareció abierta, nadie la volvió a cerrar. Otras la siguieron. Las ventanas se abrían y eran vapuleadas por el viento hasta aparecer desmayadas, semi colgadas, como si quisieran llamar la atención. Comencé a darle vida al palacete en mis clases, con los alumnos de diversificación y un grupo de 4º ESO. Aprovechábamos la ocasión de una redacción en inglés para imaginar su historia, recreábamos una escena en el interior, una leyenda, y colocábamos en habitaciones vacías fantasmas y personajes recluidos del mundo exterior. Pocas veces se veía a alguna persona por la finca; cuando así  sucedía, los alumnos me avisaban. El año pasado me dijeron que habían visto a un perrillo en el jardín. Me acerqué al salir de clase por si algún desaprensivo se había deshecho de su perro arrojándolo por encima del muro de la finca, pero dentro del recinto vi a un joven  llamándolo por su nombre. 

Hace unos meses comenzamos a notar mucho movimiento en la casa, incluso vimos un tendal en uno de los balcones. Al poco tiempo, un pequeño cartel en la puerta principal avisaba de que había un timbre en el lateral de la finca que da a una callejuela. En mayo colocaron un cartel más grande, el que veis en la foto: "Centro Social Autoxestionado a Quinta de Carmiña". Los centros sociales suelen ser locales de talibanes grado 2. Los hay en todas las ciudades de Galicia y en algunos pueblos. Se parecen a las herrikotabernas, con zona de bar, a veces futbolín o billar y dardos, y con espacio para organizar charlas, cursillos y actuaciones en directo, todo ello dirigido, sobre todo, a los jóvenes. Nunca había visto uno que les saliera gratis y con vivienda incorporada. ¡Y menuda vivienda!: 8 dormitorios, 4 baños y alojamiento para el servicio en el torreón.

Hace unas semanas, Faro de Vigo publicó un reportaje sobre la finca. Una señora de unos setenta años, Mº Luisa Rogriguez, contaba que había vivido allí desde los años cincuenta, hasta que se casó. Cuando sus padres fallecieron a principios de 2000, Mª Luisa y sus hermanos vendieron la finca, que pasó de mano en mano hasta acabar en la cartera de embargos de un banco. Los primeros okupas llegaron el año pasado, los últimos parece que vienen para quedarse. En Faro contaban que organizan muchos cursos y actividades. Lo que yo he visto es un curso de alemán que publican en su página de facebook , una charla de un grupo anarquista, y un acto organizado por la plataforma independentista juvenil Agir... unos angelitos. No sé si A Quinta da Carmiña va a seguir la estela de otros locales radicales, o si se van a especializar en cursillos de cocina vegana y clases de alemán, pero en Galicia, unos cuantos de estos llamados locales sociales organizan actos de ensalzamiento a los presos de Resistencia Galega y, aún  así,  la Xunta consiente que haya equipos de lobotomización lingüística de centros de enseñanza que colaboran con ellos. Lo hemos denunciado pero no sólo no se hace nada al respecto, sino que la Xunta premia con más puntuación y con ello con más dotación económica, a los equipos que colaboran  con entidades "normalizadoras" externas. Una monada salada, como diría mi madre.

Esta mañana se quejaban desde la Xunta en la prensa, porque los equipos de "Normalización" de las universidades amenazan con montarle a la Xunta una trifulca con el tema de la lengua. Andan dándole vueltas a la presencia del gallego en la etapa de 3 a 6 años, la única en la que se les pregunta a los padres cuál es la lengua materna de sus hijos. Después les enseñan en las dos lenguas si predomina el español y en gallego con un poquirritichinín de español si predomina el gallego. La Xunta acaba de dar en el Parlamento los datos de lengua materna según los padres, y el resultado es gallego 90% en el rural y pueblos, y español 90% en las ciudades. Los nacionalistas se han puesto como la niña del exorcista, no se puede consentir que la lengua propia no sea la propia de tantos niños urbanos. Y eso que los datos no son los reales, sabemos que en los pueblos hay más  niños castellano hablantes de los que reflejan los datos oficiales, pero en más de un colegio hacen trampas con los resultados. Desde la Xunta afirmaron el jueves que se "están esforzando para que las familias conozcan la importancia de que la lengua materna de sus hijos sea el gallego", así, con un par de narices.  No sabemos para cuando vendrá lo de decirnos qué marca de pañales debemos comprar, o que nos obliguen a hacerles la papilla con grelos en lugar de espinacas, pero !Ay! ni con esas se han quedado los talibanciños contentos; están decididos a armarla sí o sí, que a ellos, cuando cogen carrerilla no hay quien los frene. Estoy que no puedo con el disgusto, ¡pobre Conselleiro! ¡pobre Feijóo!...siempre dándole de comer al cocodrilo y al final el bicho se los quiere comer a ellos. ¡Pues es lo que hay! y se lo tienen más que merecido. Como también diría mi madre ¡Anda y que os ondulen con la permanente!

sábado, 12 de julio de 2014

Acabarán por darnos la razón




Mañana regresa Alfonso del campamento y me he propuesto aprovechar este parón para ponerme muy seria con lo del inglés en casa. Le comenté a Jose que deberíamos intentar hablarlo siempre entre nosotros cuando Alfonso esté delante. Se está acostumbrando a responder en español cuando le hablo en inglés y así no hay manera de que adquiera más soltura. Qué suerte tiene Rajoy. Esta semana leí por ahí que lleva a sus hijos al British, así cualquiera...y yo, al menos, puedo enseñarle al mío en casa, que en ese sentido mi hijo tiene suerte... Los que lo tienen realmente difícil son los padres que quieren tener hijos gallegohablantes. En el rural no existe ese problema porque el entorno ayuda, y porque los padres se lo toman de otra manera, pero algunos  que viven en las ciudades abordan como una cuestión central en sus vidas la transmisión intergeneracional y se sienten bastante frustrados. En mi barrio me cruzo a veces con un padre que lleva a su niña a la piscina que tengo cerca de casa. Él le habla y le habla en gallego y su pequeña sólo le responde en español. Se aprecia en él una expresión de impotencia mientras persevera con paciencia en su amor no correspondido.

Estaba echando un vistazo en twitter y vi un mensaje que me llamó la atención. Traducido decía así: estamos condenando mucho + a quien dice "pulpo" y tiene 7 vocales que a quien dice polvo y tiene 5. Venía a decir algo que muchos pensamos; que parece más gallego el de toda la vida hablado con acento de aquí, que el artificial-normativo de otros con acento neutro, y que como sigan en plan gurú, se van a cargar el idioma porque se ponen muy pesados y porque a este paso lo van a dejar irreconocible. Entré en la conversación y vi que estaban transmitiendo con tuits un cursillo sobre fórmulas para lograr que el gallego no se deje de transmitir de padres a hijos. Vencí la repugnancia que me produjo ver que lo co-organizaban unos talibanes que apoyan a los que defienden el gallego a pedradas, y comencé a leer. Daban datos. Por debajo de los 50 años la gente habla más español. Las mujeres de menos de 40 tienen más tendencia a la castellanización. Aumento de monolingües en español. Descenso de hablantes de gallego, sobre todo de monolingües en gallego. A pesar de los años de "normalización", los niños salen del cole sin cambiar al gallego. El único caso de resurrección de una lengua está en el hebreo, porque no tienen otra lengua común. El irlandés tampoco deja de retroceder.

Había tuits de los organziadores y otros de padres, la diferencia entre ambos en cuanto al enfoque era notable.
Opiniónes de los organizadores:

Brauli Montoya trae el plurilingusimo con una conferencia en catalán. (No sé si el hombre era monolingüe en catalán, si recurrieron al pinganillo, o si todos hicieron como que lo entendían)

 Si hay encuesta (la que se hace en infantil para conocer la lengua materna de los peques) el resultado es gran mayoría en español. Conclusión, si el objetivo es que aprendan las 2 lenguas, la enseñanza debería ser en gallego. (¡qué cara!)

La valoración de la escuela Raiola de Santiago después  de 40 años de enseñanza en gallego es muy positiva para los niños que hablan gallego en casa. (aquí sí vale la lengua materna)

Testimonios de los padres que quieren lograr niños gallego hablantes:

En la franja horaria en que mi hijo puede ver los dibujos, en la TVG están poniendo los picapiedra en inglés.

Cuando veo a un niño que habla gallego en Santiago voy a junto a su padre y le digo ¿como lo haces?

Sólo les hablo en gallego, libros, pelis, escuela en gallego y aun así mis hijos hablan español.

Cuando llega un domingo de agosto vamos a Carballo. Van hablando gallego pero llegan a Bertamirans...

Ya  llegamos a Carballo ya podemos hablar en gallego.

A veces tengo que escoger entre que el niño juegue en gallego o que juegue en el barrio, las dos cosas no se puede.

Lourdes estuvo a punto de poner un anuncio para encontrar padres con niños gallegohablantes para ir al parque, ahora participa en Tribu un grupo de padres para socializar en Santiago en su tiempo libre.

Antes de tener un hijo, a los grupos de padres que se juntaban le llamaba gueto ahora le llamo atalaya.

Luz echa en falta el asociacionismo, una red que conecte padres que quieren socializar en gallego.

Y llegan dos reflexiones cargadas de sensatez:

 Centramos el esfuerzo en ganar hablantes y no en afianzar los que tenemos.

Pichel se pregunta si no estaremos haciendo algo mal en los procesos y propone lineas de enseñanza como en el País Vasco.

Leyendo estos tuits, resulta  curioso ver cómo sentimiento y razón empiezan a entremezclarse, cómo esos padres, los realmente afectados, comienzan a darle un valor diferente a la palabra gueto, cómo empiezan a darse cuenta de que empeñarse en convertir en gallego hablantes a los niños de lengua materna español es inútil y además interfiere en la conservación de la lengua de sus propios hijos. Es curioso ver cómo el sistema de vías ( bien aplicado, sin las trampas que se hacen en el País Vasco)  ya no les suena tan mal. ¿Acabarán dándonos la razón? Todo dependerá de que consigan  desembarazarse de los que hasta ahora han estado manipulándolos y utilizando a sus hijos para lograr sus propios fines políticos, económicos, o para alimentar su propio fanatismo. También dependerá  de que comprendan que en un lugar como Galicia, un gallego hablante tiene más necesidad de ser bilingüe a más alto nivel que un castellanohablante.

Anoche llegué  a casa después de un paseo por Playa América. Abrí el correo y encontré un mensaje de un amigo que me enviaba algo que le había pedido. Unos estudios sobre cómo funciona nuestro cerebro cuando se nos cuestiona acerca de lo que consideramos cierto o falso, y de cómo se procesan las creencias. Son útiles para intentar comprender cómo el ser humano reacciona cuando alguien intenta mediante el razonamiento que  cuestione lo que ha interiorizado como verdadero. Al leerlos recordé los tuits de ese cursillo. Si hacéis clic tenéis enlace a uno de ellos y el primer párrafo de un segundo estudio, no se encuentra en internet, así que os he traducido una parte y, si os interesa, os los puedo enviar completo en inglés por e mail en pdf.

 Feliz semana a todos.

Haz clic para seguir leyendo

sábado, 5 de julio de 2014

Una tarta para Feijóo





Esta tarde llevaremos a Alfonso a un campamento para que se airee una semana haciendo deporte con chicos de su edad y sin "piticlines". Ya que estoy muy cocinillas, igual aprovecho para meter su ipod y su móvil "por error" en el horno, a ver si se derriten. Malo si se lo prohibes porque lo aíslas, y malo si se lo racionas porque te pasas el día detrás de él como la Rottenmeier. A su edad yo hablaba por teléfono con las amigas cuando el único aparato de la casa quedaba libre, y cuando estaba con ellas charlábamos cara a cara y soñábamos..., y hacíamos planes...,  que ahora son chicos de a 24 horas vista. 

Cuando yo tenía 14 años, me dio por soñar que un día tendría un refugio para perros abandonados; mi padre decía que las soñadoras como yo tenemos un problema de exceso de optimismo. Ya veis, ahora comparto mi vida con un pesimista; optimista-realista prefiere él que lo llame, será que él enseña una asignatura  en la que se explica que el amor es un proceso químico, mientras yo me paseo por el mundo de las palabras y de las novelas. Esta semana, sin embargo, pecó de optimista, y se equivocó.  Estábamos divirtiéndonos con las frases de Castelao que van poniendo en el twitter de GB (a veces hay que tomárselo un poco a chifla, porque las burradas de ese señor, si se toman en serio, te deprimen y tampoco es plan empezar el verano amargado). El caso es que José Manuel me dijo que en el homenaje de esta semana a Castelao en el Parlamento de Galicia, Feijóo se pondría de perfil, que le daría vergüenza defenderlo. Yo le dije que estaba equivocado, que lo de matar al padre no se lo podía permitir, si no quería quedar desheredado y en bolingas, que si se carga el pilar del chiringuito, se le cae el tejado encima. Y acerté. Hoy, en la prensa, lees lo que dijo en el homenaje de ayer en el Parlamento  y no sabes si es Feijóo hablando de Castelao, o Arzalluz glosando a Sabino Arana. Al final de la entrada os pongo la respuesta que me publicaron esta semana a un despistado que se apuntó a lo políticamente correcto (por ahora), es decir, a defender al xenófobo autor de Sempre en Galiza. Sobre las palabras de Feijóo ayer, no diré nada por ahora; me reservo, pero podéis leer lo que comenta Elentir sobre ello hoy en su blog Contando estrelas. Y no fue sólo Feijóo el que defendió ayer la vigencia del pensamiento de Castelao, también la Presidente del Parlamento soltó algunas perlas que harían brotar lágrimas de emoción al mismísimo Bautista Álvarez. Allá ellos. A mi ya no me sorprenden, los tengo muy calados. Como soy quien llama a la Xunta cuando recibimos una queja numerosa sobre un mismo tema, sé de qué pie cojean en el PP de la Xunta.
Ayer enviamos una nota de prensa para denunciar que a los profesores les prohiben enviar sus memorias de fin de curso en español. Eran muchos los que nos escribían protestando por esta imposición absurda, así que quise averiguar si habían enviado una nueva directriz a los inspectores, o si lo que pasa es que hay cada vez más profesores no nacionalistas dispuestos a protestar. Y es que no les llega con prohibir el español en todas las asignaturas más interesantes desde el punto de vista lingüístico, sino que los profesores no pueden enviar en español la memoria, que es un informe en el que resumen lo que han hecho durante el curso, con estadísticas de aprobados y suspensos y las propuestas de mejora para el curso siguiente. Será que eso es malo para conservar la lengua y para la transmisión intergeneracional.

Al final del post os pongo la nota de prensa. Veréis que reproduzco parcialmente una conversación que mantuve con el Director General de Educación, un tal Manuel Corredoira, que sustituyó hace dos años a José Mira Lema, que era un señor que me parecía muy competente y con el que se podía hablar. Tal vez por eso ya no está. No daría el perfil. Mientras Corredoira me hablaba, me lo imaginaba subido a un taburete como se sube un niño para recitar la "Canción del pirata". Lo notaba metido en su papel, concentrado para no decir nada que pudiera ocasionarle problema alguno al que lo nombró. Empecé hablando con él en español, pero como él no cambiaba cambié yo. Hablaba un gallego de cursillo, con todos sus "intres" y sus "coidos". No esgrimió ningún argumento que hiciera pensar que había lago de lógica detrás de aquella obligación, algo de lógica que no fuera la suya, la de erradicar una lengua oficial de la administración educativa de Galicia. Vino a decirme que era lo que había y punto. Que sólo les permitían enviar la memoria de fin de curso en español a los jefes de departamentos de lenguas. De verdad que no entiendo cómo llegan tan alto en el escalafón diciendo estas tonterías. ¡Qué más dará si la asignatura es Francés o Historia! Ni que el profesor pretendiera darle clase al funcionario que va a leer el informe. De verdad que parecen tontos de remate.

Después haber hablado con estos de la Xunta, y como no quieres que consigan que pierdas las formas, no te arrepientes por no haberles dicho lo que se merecían oír:  Pues nada majetes, podéis saltaros las sentencias del Constitucional, podéis aprovecharos de que la gente no tiene ni tiempo ni dinero para embarcarse en un contencioso contra vosotros, podeis usar ese tono chulesco para hablar con los ciudadanos que os mantenemos. Que sí, que tenéis la sartén por el mango, pero después no os preguntéis por qué las encuestas salen como salen. Qué tropa.

 Os dejo con los enlaces que os comenté y con algo más. Ayer preparé una tarta. Como os he explicado muchas veces, a mi lo de la cocina me relaja, y como la semana ha sido intensa, hice una tarta de las liosas, que relajan más. Os escribo la receta y os animo a hacerla, al señor Feijóo también. Es una receta de mi libro de repostería  favorito, el de la pastelería Hummingbird de Londres. Si se anima a hacerla  esmérese en la decoración, Don Alberto, haga algo bello esta semana. Y cómasela, que el dulce fluya hoy por donde ayer circuló la hiel.

Un consejo para todos, hacedla al pie de la letra, sin improvisaciones, es una receta muy trabajada y tiene que hacerse tal cual. Pero podéis poner dos planchas de bizcocho en vez de tres y, por supuesto, la decoración admite muchas posibilidades. Feliz semana, amigos.

La Xunta prohíbe a los profesores entregar las memorias de fin de curso en español

Castelao, su xenofobia y la crítica en libertad


Pastel de zanahorias de la pastelería Hummingbird

Ingredientes:

Haz clic para seguir leyendo

sábado, 28 de junio de 2014

Provocando








Debo empezar pidiendo disculpas a todos los que a lo largo de la semana habéis enviado comentarios que se han quedado sin publicar. Me refiero a quienes comentasteis dentro de los cánones de lo que considero susceptible de ser publicado. Esta ha sido una semana de las intensas para el blog, y ha coincidido con mis evaluaciones en el instituto, por lo que no lo he podido atender adecuadamente. El martes fue un día de muchísimo trabajo. A las diez y media me fui a la cama con el inalámbrico bajo el brazo. Me habían avisado desde el programa de Fernanda Tabarés, de la tele de La Voz de Galicia, para que entrara por teléfono. Querían hablar sobre la repercusión que estaba teniendo mi post de la semana pasada sobre la xenofobia de Castelao. La edición digital del periódico se había hecho eco de él y lo mantuvo publicado dos o tres días. 

La verdad es que el revuelo que se organizó fue similar al que despertó la creación de Galicia Bilingüe, con el anunció de que veníamos a intentar cargarnos la antidemocrática normalización lingüística. Aquello fue una febrícula mantenida en el tiempo, esto fue más breve pero intenso, como una reacción furibunda a una vacuna contra el tétanos. En el muro de facebook de La Voz hicieron acto de presencia un nutrido elenco de variopintos personajes. Había de todo, desde los reintegratas independentistas que no conseguían publicar un comentario coherente, transidos ante tamaña herejía, hasta el cabreado existencial que, simplemente, echa mano de una brutal grosería machista, de igual modo que desahogaría su frustración vital contra la señora del coche de delante porque llegó antes que él al semáforo. Hemos valorado la posibilidad de denunciar a unos cuantos pero, finalmente, decidí no empezar el verano en comisaría. Como puedo hacerlo más adelante, por si me decido, he reservado unos cuantos comentarios con gruesas amenazas, insultos y difamaciones facilitos de prosperar, entre ellos el de un individuo que luce en su perfil un melón en una mano en plan Sleepy Hollow, como si el melón fuera la cabeza y la cabeza el melón. Afirma que soy una borracha y que vomito en la playa de Samil. Como me resultará fácil demostrar que soy abstemia, lo tendré chupado.

Cuando, finalmente, me llamaron de la tele, ya me había quedado dormida. "Gloria, la llamamos en un par de minutos". Y así fue, y me pillaron en el baño refrescándome la cara. Por la mañana, un "fan" me envió un comentario diciendo que había usado mal la tercera persona del verbo denostar, que no es denosta sino denuesta. Es verdad, y tengo que añadir algo que a él se le escapó, porque ya al final de mi intervención dije xenofóbico en lugar de xenófobo. Mea culpa, a pesar del sueño debería haber estado más atenta. Os he puesto el vídeo con el corte ahí arriba, también podéis ver la secuencia completa en este enlace a partir del minuto 16.40 aprox. Están la presentación de la llamada y los comentarios posteriores, que son un buen ejemplo de cómo ciertos sectores logran que se convierta en dominante su discurso, incluso entre personas razonables, como lo es el periodista que intervino. Así, "invocando" una de las definiciones de la RAE, se  reivindicó el concepto nacionalista organista de nación, se afirmó que los países sin lengua propia no funcionan, que es necesaria una lengua común (como si el español fuese la lengua de un país extranjero) se hizo una comparación con Bélgica que no venía a cuento y, finalmente, eso sí, con una sonrisa, se acabó sentenciando que lo mío era una provocación.    

 Está claro que treinta años de intenso trabajo del nacionalismo no se pueden borrar en un pis pas. Pero hay que intentarlo. Nosotros somos conscientes de lo que hay, y sabemos que una vez regresen los de antes, o los de antes con lo que surja, esto irá a peor. Pero alguien tiene que estar ahí para atender a los ciudadanos que nos piden ayuda cada día, y para poner los sacos de arena en el dique de contención que los de ahora, como un niño tonto, o  como el niño de Damian (no tengo muy claro si son lo uno o lo otro) se empeñan en retirar para que se cuele el agua un día sí y otro también. Pero, sobre todo, es imprescindible denunciar y argumentar. Sabemos que es difícil pelear contra los eslóganes, contra las falacias y contra la ceguera de quienes se ponen una venda para no tener que ver, por ejemplo, el contenido profundamente nocivo, xenófobo y excluyente de un libro como" Sempre en Galiza". Contra todo eso seguiremos contraponiendo argumentos basados en derecho comparado, en principios democráticos y de tolerancia. No bajaremos ni tres peldaños ni dos ni uno para ponernos al nivel de la propaganda. Ahí a la derecha, en el blog, haciendo clic en la foto de Castelao, podéis leer algo sobre el racismo en el galleguismo que es bastante ilustrativo, hay muchos más trabajos sobre este asunto, pero he elegido este porque cita los mismos ejemplos que yo utilicé la semana pasada. Finaliza con una advertencia sobre el ensalzamiento de personajes como Castelao, Murguía o Pondal en la enseñanza. Terminaré esta entrada con una advertencia similar procedente de otro trabajo  sobre este mismo tema, os la he puesto debajo de este párrafo. Yo seguiré denunciando estas cosas a pesar de que se califique mi denuncia sobre la xenofobia de "Sempre en Galiza" como un provocación ...o precisamente por eso seguiré denunciándolas. Mal vamos si es provocador quien critica al que insulta a los gitanos, a los castellanos, a los zamoranos, a los españoles en general, al que dice que  los gallegos que no son nacionalistas tienen la inteligencia de los monos, al que  le niega la condición de verdadero gallego al nacido en Galicia  que habla en español, y al que se refiere a la pureza de  sangre de los gallegos y de su pertenecía a una raza superior.


"Los galleguistas citados en este artículo se estudian como clásicos en los institutos de toda Galicia. No solamente no se les critica, sino que son considerados "padres de la patria". Teniendo en cuenta las ideas de racismo, exclusión y enfrentamiento que albergan sus obras, considero importante señalar los puntos delicados que una sociedad sana y democrática debería poder discutir."

  Os invito a ver también este vídeo. Es la retransmisión del traslado de los restos mortales de Castelao hace justo ahora 30 años al Panteón de gallegos ilustres, fijaos en los comentarios de la presentadora. Sucedio en TVE el 28 de junio de 1984. Ha llovido mucho desde entonces, pero ya se sabe que si llueve y abonas, hasta la peor de las semillas fructifica. 





                 Traslado de los restos mortales de Castelao a Bonaval 28 de junio de 1984

viernes, 20 de junio de 2014

Felipe VI y el xenófobo Castelao




Me sumo a quienes han felicitado al nuevo Rey por su discurso en el acto de proclamación. Me ha gustado casi todo lo que dijo, y me ha gustado cómo lo dijo, porque ha transmitido la convicción, la ilusión y el espíritu de servicio que les falta a la mayoría de nuestros políticos. Me alegré de que se mostrara dispuesto a escuchar, comprender, advertir y aconsejar (me parece significativa la inclusión del verbo advertir). También marca un buen comienzo el hecho de que aludiera a las víctimas del terrorismo como objetivos de los asesinos por defender nuestra libertad, y su disposición a ser un Rey íntegro, honesto y trasparente, que respetará la independencia del poder judicial. Sus últimas palabras también  me parecieron acertadas. Aunque faltó alguna lengua co-oficial, fue un detalle que diera las gracias en catalán vasco y gallego. Por todo ello y por algunos ingredientes más del discurso, le pondría un 8. Los dos puntos que faltan para el 10, los he restado por algo que yo no habría incluido en el discurso; esto:

1. La mención a unas palabras que, aunque son aparentemente inofensivas, han dado lugar a muchas discriminaciones y problemas. Me refiero a la referencia que se hace en la Constitución respecto a que las lenguas co-oficiales deben ser objeto de especial respeto y protección. Me parecería mucho más acertado que se instara a reconocer los derechos lingüísticos de sus hablantes. Cuando hay nacionalistas a la vista, es imprescindible evitar ambigüedades y frases chicle como estas. Ya sabemos lo expertos que son estos intolerantes a la hora de estirarlas hasta convertir el respeto en idolatría y la protección en imposición.

2. La alusión en su discurso al xenófobo Castelao. Leí alguna opinión en el sentido de que la compración entre Machado y Castelao era inadecuada por su abismal diferencia en cuanto a la valía de sus obras. En efecto, comparar la calidad literaria de Castelao con la de Machado, sería equiparable a  comparar mis dibujos del colegio con La Meninas. Pero no es a su valía como escritor a lo que se refería Don Felipe, lo mencionó como pensador, y de ahí lo inadecuado de la mención, dado el contenido  de la obra de este auténtico botarate excluyente. 

Don Felipe ha recibido una formación esmerada, pero no creo que haya leído a Castelao. Yo lo léi hace relativamente poco, y entonces comprendí que el amable amante de Galicia era lo que era. Estoy convencida de que si Don Felipe o sus asesores hubieran intentado digerir su obra más conocida "Sempre en Galiza",  habrían elegido a otra figura de las letras gallegas para incluirla en el discurso de ayer, porque las afirmaciones excluyentes y despreciativas de este santón del nacionalismo gallego, chirriaron en un discurso que hasta entonces discurría por la senda del respeto a la diversidad, y por la justa aspiración a lograr una  sociedad basada en el civismo y en la tolerancia con una mentalidad abierta y un espíritu solidario. 

Podría elegir multitud de ejemplos para retirarle en este post la careta a Castelao, pero creo que me bastará con lo que os mostraré a continuación:


"Los gitanos monopolizan la sal y la gracia de España y los españoles se vuelven locos por parecer gitanos como antes se volvían locos por parecer godos, la cosa es consagrar como español todo cuanto sea indigno de serlo...¿Qué son la golferancia y el señoritingo sino un remedo de la gitanería? ¿Qué es el flamenquismo sino la capa bárbara en la que se ahogaron los fondos tradicionales de España, la cáscara imperial y austríaca, los harapos piojosos de la delincuencia gitana?"

"Siendo Galicia el reino más antiguo de España le fue negada la capacidad para asistir a las cortes, y ésta es una ofensa imperdonable; pero peor ofensa fue la de someternos a Zamora-una cuidad fundada por gallegos, pero separada ya de nuestro reino y diferenciada étnicamente de nosotros-. Con razón el exaltado Vicetto escribió estas palabras: " ¿Y quién le negaba (a Galicia) ese derecho de igualdad y solidaridad entre los demás pueblos peninsulares? Se lo negaba la canalla mestiza de gallegos y moros que constituía los modernos pueblos de Castilla, Extremadura, etc. Se lo negaba, en fin, esa raza impura, adulterada sangre"

"Y si la raza fuese, en efecto, la determinante del carácter homogéneo de un pueblo, sin que por así creerlo incurriésemos en pecado, bien podría Galicia enfrentar su pureza con el mestizaje del resto de España, atribuyéndole a la sangre árabe la indisciplina, la intolerancia y la intransigencia con que los españoles se adornan".

Sempre en Galiza, edición de 1994 páginas: 367, 393, 447 y 447

Hace doce años paseaba por la calle del Príncipe de Vigo con mi hermana. Al pasar frente al recién remodelado Museo de Arte Contemporáneo, vimos a un buen número de personas esperando frente al edificio, que estaba custodiado por la Policía. Aquellas personas estaban  esperando la llegada del Príncipe Felipe, que venía a inaugurar el museo. De pronto aparecieron unos jóvenes que portaban banderas republicanas y banderas de Galicia con la estrella roja. Se infiltraron entre las personas allí congregadas y de manera coordinada empezaron a colocarse a base de empujones y codazos en primera fila. A mi lado, a una señora le fue arrebatada la banderita de España que agitaba en su mano. No se atrevió ni a rechistar a verlos tan agresivos. Empezaron entonces los insultos a los policías. Me asombró la paciencia con la que los agentes soportaron sin inmutarse toda suerte de barbaridades y de menciones a sus madres. No imaginaba que cinco años más tarde, yo misma iba a verme tantas veces en igual situación que ellos. Ante el cariz que estaba tomando aquello, mi hermana y yo nos refugiamos en la cafetería que hay frente al museo para proteger a mi sobrino, que llevábamos sentado en su sillita de paseo. Fue la primera vez que vi en acción a los talibanes galáicos, esos que tienen a Castelao como su apóstol. Es una lástima que doce años después, aquel príncipe ya recién convertido en Rey, tal vez por haber interiorizado que la cara A de Castelao, la que siempre se nos muestra, es la única, haya ensombrecido su discurso con una mención al ídolo de aquellos intolerantes que quisieron boicotear su presencia en Galicia.

Dicho esto: mucha suerte Don Felipe.



sábado, 14 de junio de 2014

A Mesa Pola Normalización, ahora contra El Corte Inglés



Sobre la Ría de Vigo, en el municipio de Domayo, se construyó hace ya algún tiempo un campo de golf. Sus promotores pretendían hacerlo en la parroquia de Chandebrito, en un monte con vistas al mar  del municipio de Nigrán, pero desistieron ante la furibunda campaña desatada por el BNG, que no vio en el proyecto riqueza sino especulación. El proyecto de Domayo también lo intentaron reventar; todavía recuerdo una portada de Faro de Vigo en la que aparecía el entonces marido de Corina Porro, una persona muy ligada al golf, sangrando, con la cabeza abierta por una pedrada. Finalmente no lograron paralizar este segundo proyecto, y tanto el campo de golf como su zona residencial se construyeron. Hoy Chandebrito sigue siendo una aldea pobre en oportunidades de empleo, estropeada por el feísimo de sus construcciones, y con unas comunicaciones propias de Zambia. Los 8 kilómetros que la separan de Vigo se hacen interminables por una carretera sinuosa y descuidada. Soy una enamorada de los bosques de Galicia, y sería la primera en oponerme a cualquier proyecto que afeara su paisaje o que supusiera un daño al medioambiente, pero en este caso se trataba de un proyecto que no sólo iba a mejorar la economía de la zona sino también su entorno. Conozco más casos de proyectos abortados por los nacionalistas, si por ellos fuera, la autopista que une La Coruña con Vigo nunca se habría construido. Deberían de poner un cartel en los peajes para recordárselo cada vez que circulan por ella.

Ayer, el brazo lingüístico del BNG, la Mesa pola Normalización lingüística, siguió con la costumbre de la casa, esta vez orientada a la rama tierra-lengua, pero añadiéndole unos ingredientes tan chuscos que me hacen pensar que, definitivamente, el lobby de la imposición lingüística está dispuesto a despeñarse por la ladera del ridículo. Este es el titular de su nota de prensa traducido:

La Mesa Pola Normalización Lingüística exige la retirada del anuncio de Viajes El Corte Inglés en el que se promociona "el único pueblo en Galicia donde sólo se habla inglés".

Como habréis imaginado, lo que anuncia El Corte inglés son unos campamentos de verano en inglés.  En España hay varios pueblecitos en los que se hace vida en inglés para que la gente que no puede, o no quiere trasladarse a un país de habla inglesa, pueda mejorar su nivel de este idioma de una forma más completa que si sólo asistiera a unas clases. En el caso de este anuncio, lo que se está promocionando son unos campamentos de verano para jóvenes, que van a tener lugar en el recinto de la  estación de esquí de Manzaneda, Orense. Es un campamento en el que los chavales tendrán clases de inglés por las mañanas y disfrutarán por las tardes de  actividades de tiempo libre y prácticas deportivas. Esto ha dado lugar a la indignación de los señores de A Mesa, que se han dirigido a El Corte Inglés argumentando lo siguiente:

¿Qué puede tener de positivo un lugar donde no se habla la lengua gallega?

Es un auténtico desprecio al conjunto de la ciudadanía gallega, pretender utilizar como reclamo la supuesta desparicion del gallego de una parte de su territorio.

Maceira, el presidente de A Mesa, les recuerda que el gallego es lengua oficial de Galicia, condiciones que no cumple el inglés.

El Corte inglés pretende acabar con la diversidad lingüística en el mundo y concretamente en Galicia eliminando nuestra lengua utilizando el inglés como coartada

Esto es una clara muestra de supremacismo lingüístico.

Qué os voy a decir, amigos, acerca de esta pseudo argumentación; no hace falta decir nada ¿verdad?¡Qué ridículo! ¡Qué bochorno!.

Durante los meses de verano, la estación de esquí permanecería inactiva si no fuera por este tipo de actividades que ayudan a mantener los empleos del personal del complejo, que dan trabajo a personas de la zona, y que les proporcionan clientes a las tiendas y productores del contorno. Pero eso a algunos no les importa. Ayer, el fiscal del juicio contra los fanáticos que intentaron reventar con violencia la manifestación de Galicia Bilingüe en 2009, leyó sus conclusiones. Consideró probado que los acusados habían empleado la violencia, que alteraron gravemente la convivencia en Compostela, y que lo habían hecho perfectamente coordinados y con una organización previa. En su último turno de intervención, antes de que la juez pronunciara su "visto para sentencia", uno de los acusados dijo que hablar gallego no era delito; otro manifestó que sería un escándalo mayúsculo que los condenaran porque el caso había tenido un gran eco en la prensa y el apoyo de parlamentarios y entidades, y uno de los abogados dijo sin ruborizarse, que la Delegación del gobierno no debería de haber permitido la manifestación porque había supuesto un atentado a la dignidad del pueblo gallego. Como podéis comprobar, A Mesa y los acusados, es decir los talibanes grado 2 y los talibanes grado 1 se parecen cada día más. Los derechos de las personas y la decencia intelectual quedan supeditados al dogma. Como dijo Anton Wilson, "Cuando el dogma entra en el cerebro, cesa toda actividad intelectual". 

La noticia en Sermos 

Feliz semana, amigos.